Qué esperar de las elecciones en Estados Unidos

/uploads/2020-08-11/stella.jpg
Stella Melaragno
Economista de la universidad Insper y master en Macroeconomía Financiera en la Fundação Getulio Vargas. Brasileña y experta en portuñol lectura de 6 min

Las elecciones estadounidenses son el martes 3 de noviembre. Se vota quién será el próximo presidente y quiénes conformarán el próximo Congreso.

Se espera un número récord de personas votando, muchas a través del voto postal. Con tantas personas votando por correo puede que ese martes no sepamos quién ganó. Quizás tengamos que esperar días –o semanas– hasta saber los resultados.

Una de las claves para analizar las elecciones en EE.UU. es fijarse no sólo el puesto de presidente, sino que también en el Congreso. Si un presidente tiene un congreso de oposición, tendrá mucha más dificultad para implementar sus políticas públicas. Esto suele tener un impacto negativo en la economía, sobre todo en un contexto de recuperación económica post covid.

No sería raro que los mercados estén un poco volátiles estas semanas, principalmente porque a los mercados no les gusta la incertidumbre.

El panorama en el Congreso

Este año, los estadounidenses van a elegir los 435 asientos de la Cámara de Representantes (como la Cámara de Diputados, pero gringa). Se necesitan 218 escaños para tener mayoría.

La proyección de The Economist (actualizado al 20 de octubre) es que los demócratas tendrán 241 asientos y los republicanos 194. Es decir, hay 99% de probabilidad que los demócratas sean mayoría en la Cámara.

En el Senado cambian un poco las cosas.

En Estados Unidos hay 100 senadores en total. Cada uno de los 50 estados tiene dos senadores, que son electos por un periodo de seis años. Actualmente los republicanos tienen mayoría, con 53 de los 100 asientos.

En estas elecciones sólo se van a elegir 35 de estos puestos y los demócratas parten con una ventaja: de los 65 asientos que no van a cambiar, 30 son republicanos y 35 demócratas.

The Economist señala que hay 75% de probabilidad de que los demócratas consigan más de 51 asientos, que los dejaría con mayoría en el Senado.

Posibles resultados y su consecuencia macroeconómica

La posibilidad de una victoria demócrata siempre genera miedo para los mercados, que suelen sentirse más cómodos con una victoria republicana.

Una victoria del candidato demócrata Joe Biden y una mayoría demócrata en ambas cámaras podría abrir camino para impuestos más altos y mayor regulación a las empresas. Y este escenario genera miedo en los inversionistas.

Pero para los mercados tener las cámaras divididas sería peor que una victoria demócrata. No tener mayoría implica más dificultad para aprobar estímulos económicos, que generalmente le dan un empujón al mercado.

Un análisis de Moody’s Analytics –publicado el 23 de septiembre– sobre las consecuencias macroeconómicas de las elecciones categoriza cuatro escenarios y sus probabilidades:

  1. Biden + Senado Republicano + Cámara Demócrata: 40% de probabilidad
    Biden tendría que negociar con el Senado Republicano para aprobar las medidas.
  2. Trump + Senado Republicano + Cámara Demócrata: 35% de probabilidad
    Mismo escenario que el actual. Eso significa mantener el status quo y las políticas actuales.
  3. Biden + Senado Demócrata + Cámara Demócrata: 20% de probabilidad
    Esta doble victoria demócrata permitiría a Biden implementar la agenda económica que ha descrito en su campaña.
  4. Trump + Senado Republicano + Cámara Republicana: 5% de probabilidad
    La reelección de Trump y liderazgo en las dos casas podría adoptar sus políticas descritas en su budget.

El escenario más probable es el intermedio: tener un congreso con control de la oposición. En ese caso, la consecuencia es muy parecida si el presidente fuera Trump o Biden. Los cambios en la política fiscal y gastos públicos serían más difícil de lograr, por lo que serían más modestos.

El análisis de Moody’s Analytics tiene algunos supuestos, como que los candidatos implementen sus políticas después de asumir el cargo y que no las cambien hasta el final de la década, sin otras políticas fiscales y con la política monetaria propuesta recientemente por la FED. También asumen que una vacuna contra covid llega a inicios de 2021 y que lo peor de la crisis ya pasó.

Moody’s proyecta un mejor escenario económico para un resultado en el que los demócratas tengan 100% el control y puedan implementar su agenda económica. En ese caso, la generación de empleos sería alta y rápida, llegando a casi un 4% de desempleo a mediados de 2022 debido a una política de expansión fiscal promovida por Biden.

Al revés, el peor escenario económico sería una victoria 100% republicana. En ese caso, los empleos demorarían hasta 2024 para llegar al nivel antes de la pandemia, con 7,4 millones de empleos menos que con Biden. El análisis sostiene también que con una victoria de los demócratas habría un aumento en la renta promedio de US$ 4.800 post impuestos, versus mantener la renta actual con una victoria republicana.

Para Moody’s, la propuesta de Biden de revertir la estrategia actual en el comercio internacional y reformas a inmigración también ayudarían a un crecimiento económico que, a finales del mandato en 2024, llevaría a la economía americana a un PIB real un 4,5% más grande con Biden.

¿Y qué pasa con el dólar?

Otro factor a considerar es lo que pase con el precio del dólar después de estas elecciones. Si bien los últimos 5 años ha estado alto, mantenerlo en ese nivel puede ser difícil, más aún si el resultado de las elecciones fuera rechazado por el candidato perdedor.

Es muy difícil evaluar el sentido del dólar, ya que son muchos factores que influyen.

La confianza en EE.UU. es uno de los principales factores responsables de la valorización del dólar. Eso viene con una economía más fuerte, y un buen relacionamiento entre Estados Unidos y los aliados en el mundo. La expectativa es que Biden sea más diplomático –incluyendo la relación con China– y con un estímulo más grande en la economía, como hemos visto.

¿Y cómo influye todo esto en mis inversiones en Fintual?

Periodos de incertidumbre, como los que vivimos ahora, tienen una consecuencia directa en la volatilidad del mercado. Y eso es más visible en nuestros fondos más riesgosos, Risky Norris y Moderate Pitt, y un poco en Conservative Clooney.

Estos tres fondos invierten en compañías listadas en EE.UU. y su rentabilidad depende principalmente de dos cosas:

  1. La economía estadounidense y que, por supuesto, se ve afectada por las elecciones
  2. La cotización del dólar frente al peso chileno

Lo que podemos esperar son unas semanas de volatilidad de mercado, que se manifiestan con subidas y bajadas sin una tendencia tan clara hacia algún lado.

A mediano plazo estas variaciones serán solamente una etapa de las fluctuaciones del mercado. Nuestra recomendación es no hacer cambios en tu inversión si elegiste bien el plazo y riesgo.

Recuerda que la composición de los fondos de Fintual está hecha usando un modelo que usa datos desde 2007. O sea, contempla las caídas de los mercados experimentadas en la crisis subprime y por los efectos de la pandemia del covid-19.

Las carteras de Moderate Pitt y Risky Norris tienen más de 3.500 empresas distintas como subyacentes y son fondos recomendados para inversiones de mediano o largo plazo.

(Esta es la segunda vez que hablamos de las elecciones en Estados Unidos. Acá la primera por si no la viste).