Diversidad que nos hace mejores

/uploads/2020-06-28/nicole.jpg
Nicole Soto-Aguilar
Product designer en Fintual. Se echó matemáticas todo el colegio y ahora se luce trabajando en una fintech lectura de 4 min

Hoy es el día del Orgullo Gay y es un buen momento para cuestionarse qué estamos haciendo y cómo aportamos a construir una sociedad más justa, inclusiva y transversal para todos, todas y todes.

En el ámbito laboral hay harto que hacer.

Históricamente, la industria tecnológica a nivel mundial ha estado predominada por hombres heterosexuales. En Estados Unidos, la participación femenina en empresas de tecnología es de 20%, mientras que en Chile alcanza apenas un 5%.

En el caso de la población LGBTQ+, muchas personas trans, gay o lesbianas pasan por experiencias de discriminación y acoso que se traducen en despidos o en abandono por parte de los mismos trabajadores y, por consecuencia, en la precarización de este sector.

El año 2019 fue el año con más denuncias. Según el Movilh, las denuncias por homofobia y transfobia aumentaron un 58%. La categoría que más aumentó sus denuncias fue la laboral, con un alza de 157,1%

Diversidad = win win

Lograr un ambiente laboral amigable para las minorías tiene beneficios que van más allá de una justicia social necesaria en términos de derechos humanos.

Katherine Phillips mujer migrante, afrodescendiente y profesora de la escuela de negocios de Columbia, ha realizado numerosos estudios en materia de inclusión y diversidad en entornos de trabajo.

Sus estudios confirman que los equipos laborales socialmente diversos, es decir, aquellos con una diversidad de raza, etnia, discapacidad, género y orientación sexual, son más innovadores, más empáticos, más creativos y financieramente más exitosos que los grupos homogéneos.

La clave para comprender la influencia positiva de la diversidad es el concepto de diversidad informativa.

Cuando las personas se juntan para resolver problemas en grupo aportan información, opiniones y perspectivas diferentes. Piensa en la importancia que tiene que un equipo interdisciplinario construya un auto o un edificio.

La misma lógica se aplica a la diversidad social.

Las personas que son diferentes entre sí en raza, género y otras dimensiones aportan información y experiencias únicas para una tarea en cuestión. Por ejemplo, en la industria tecnológica, mujeres y disidencias, que suelen ser víctimas de violencia, tienden a ser más conscientes de la importancia en materias de seguridad digital que hombres.

Emparejando la cancha

Algunas cosas que pueden hacer las empresas para lograr un ambiente laboral diverso e inclusivo:

  • Buscar activamente a mujeres, personas LGBTQ+ y personas con alguna discapacidad para los procesos de selección
  • Incrementar el porcentaje de mujeres y personas LGBTQ+ en equipos de tecnología y roles directivos o gerenciales
  • Establecer un código de conducta inclusivo
  • Tener instancias para conversar de inclusión y diversidad, como reuniones y workshops

¿Qué hacemos en Fintual?

Desde los inicios de Fintual siempre estuvo la idea de crear un espacio de trabajo en el que, además de hacer muy muy bien la pega, todes lo pasáramos bien.

A medida que hemos ido creciendo y necesitando ampliar el equipo, ha sido necesario reflexionar en cómo nos hacemos cargo de la brecha en la industria.

Pese a que nos falta mucho, podemos decir con orgullo que somos una de las pocas startups de tecnología que tiene un 33% de mujeres en el equipo de desarrollo. En total somos 61,1% hombres, 36,1% mujeres y 2,8% no binarix.

También está Loreto, que tiene discapacidad auditiva y yo misma, que soy una persona lesbianx no binaria.

Los jueves en la mañana todo Fintual se reúne a conversar sobre temas de cultura interna y diversidad en pos de dejar por escrito un código o manual de cultura interna. La instancia se llama Fintual Ciudadanos.

Esta semana, por ejemplo, conversamos sobre micromachismos. La antepasada fue sobre lenguaje inclusivo. La próxima semana sobre políticas contra la violencia sexual.

A nivel empresa esto ha sido demasiado bacán y enriquecedor.

Estamos entendiendo que venimos de lugares distintos y mediante estas iniciativas podemos hacernos parte de los problemas, entender y empatizar con el otro, aprender sobre nuevas cosas y tener claro qué nos falta para seguir mejorando y para ser un lugar atractivo y seguro para personas LGBTQ+, mujeres, migrantes y personas con discapacidad.

Aún queda muchísimo por hacer.

Hoy en día la diversidad es una meta que nos ponemos al momento de contratar y crecer. Si crees que nos puedes ayudar con prácticas que hayan funcionado en tu empresa o quieres que te digamos algo de lo poco que ya hemos hecho, escríbenos por favor. Lo importante es que más empresas y personas nos hagamos cargo de esto que finalmente nos beneficia a todes como sociedad.