Cómo ahorrar para lo que quieras

Omar Larré
Omar Larré
8 Feb, 2019 lectura de 3 mins

Ayer vi el comercial de un niño en Tailandia que ahorra en su alcancía (con forma de nave espacial) y me recordó a mí cuando niño.

Casi yo en los ‘90.Casi yo en los ‘90.

Solía tener alcancías de greda en forma de chanchito y cada vez que tenía ganas de ahorrar metía mis monedas ahí.

Tuve varios chanchitos-alcancía de greda así. Made in Pomaire.Tuve varios chanchitos-alcancía de greda así. Made in Pomaire.

Soñaba con hartas cosas: telescopios, consolas de videojuegos, incluso pensé en una moto (hasta el día de hoy no pasa nada con la moto). Y tuve más o menos algo de determinación y lograba casi siempre llenar el chanchito para después romperlo —con mucha pena por lo demás, porque me terminaba encariñando, especialmente los que venían pintados.

El niño de esta publicidad hace algo parecido. En vez de gastar su (poco) dinero en lo que hacían los demás niños, ahorra y sigue soñando.

Pero

Si quieres ve el video antes de seguir:

El video lo muestra de una forma súper cruel, pero es lo que pasa día a día sin darnos cuenta: el dinero se deprecia.

En Chile, por ejemplo, la inflación está bajo control hace tiempo y anda cerca del 3% al año, es decir, tu dinero pierde alrededor de 3% de su valor cada año al dejarlo guardado en una “alcancía”.

Creo que tengo por ahí una pequeña alcancía con monedas de $10 y $100 de cuando era niño, que debe tener con suerte $10.000. Como ya pasaron unos 20 años, sólo por la inflación esa plata en la alcancía ha perdido alrededor del 45% de su valor.

Las alcancías de adultos

Siguiendo con el ejemplo. Si pudiese haber invertido en algo que creciera como la inflación, esos $10.000 pesos serían ahora $18.000. No es para hacerse millonarios, obvio, eran $10.000 pesos nada más, pero al menos mi plata no se habría depreciado.

Obviamente, hay muchas formas de invertir. Algunas le ganan en el largo plazo a la inflación y otras no. Como sea, hay alternativas mejores que dejarlas tiradas bajo el colchón o dentro de una alcancía.

Las hay muy conservadoras, como fondos mutuos de muy corto plazo —money market se llaman comúnmente que se usan sólo para tener la plata unos cuantos días— que tienen mínimo riesgo y por eso “se venden rápido” por los ejecutivos de inversión, sin embargo tu dinero crece mucho menos que la inflación.

Están también los depósitos a plazo bancarios, que con los niveles de tasa de interés actuales crecen —con suerte— en torno a la inflación.

Y también puedes invertir en el largo plazo con la idea de rentar más que la inflación: un ejemplo es invertir a través de alternativas de bajas comisiones sobre acciones de diversas empresas, que es a lo que te damos acceso en Fintual.

Al niño del aviso comercial le faltó Fintual

Tampoco había algo como Fintual hace 20 años cuando yo era el niño, pero hoy sí y es por eso que tengo prácticamente todos mis ahorros ahí.

En Fintual podrás definir un objetivo de inversión distinto para cada uno de tus planes de ahorro y te propondremos carteras distintas según el plazo de inversión y el riesgo que quieras tomar. Dale una prueba con el monto que quieras y te darás cuenta de lo fácil de usar que lo hicimos, para cualquier persona, incluso un niño.

Si tienes dudas de como funciona Fintual, revisa la sección preguntas frecuentes. Y si aún tienes preguntas escríbeme a [email protected]